Reseña: “Breve historia de la Geología” de Antonio Durán López

Esta entrada fue publicada originalmente en Hablando de Ciencia

 

Breve historia de la Geología

Autor: Antonio Durán López

Editorial: Fueyo Editores

Año: 2017

Páginas: 350

ISBN: 978-84-942420-4-5

PVP: 35 €

 

SINOPSIS

Breve Historia de la Geología comienza con los primeros homínidos y sus primeras herramientas, aunque será en la edad moderna cuando se empiece a utilizar este término y a principios del siglo XVIII cuando se constituya como ciencia. Todo ello relatado de una manera entretenida, documentada y didáctica, con lo que no deja de ser un repaso a la historia de la humanidad visto desde los ojos de un geólogo.

RESEÑA

La historia de la ciencia es tan extensa y variada como la historia de la humanidad y todas las ramas de la ciencia. Lo mismo ocurre con la Geología. El universo que conocemos tiene aproximadamente 13700 millones de años. La tierra unos pocos menos, pero los suficientes como para tener una historia que merece ser contada.

En Breve Historia de la Geología, el autor aborda la Geología desde la perspectiva de aquellos que han participado en su desarrollo, incluyendo a los investigadores españoles que han sido olvidados por la historia.

Todo comienza con los primeros homínidos ya que, en su evolución, han estado ligados a la tierra y a las rocas. Los primeros intentos por construir herramientas de piedra, temporales o duraderas, hasta el descubrimiento de los metales y diversos minerales, que ayudaron a su evolución, contribuyeron a establecer la Geología como una ciencia.

Desde los primeros filósofos griegos, entender todo lo que les rodeaba ha sido una ambición que muchos han perseguido. Sin embargo, se considera que el primer geólogo fue Teofrasto de Ereso de Lesbos, amigo y discípulo de Aristóteles. Mientras que muchos trataban los minerales desde un punto de vista mágico o curativo, él los abordó metódicamente por si mismos.

La extracción de rocas y minerales, y por lo tanto la aparición de una de las ramas de la Geología como es la minería, fue una constante durante muchos siglos, ya fuera para producir utensilios y armas o para usar como adornos y amuletos. Es en este último sentido cuando aparece la tradición, sin ningún fundamento científico, que dura hasta nuestros días, de asignar propiedades mágicas a los minerales y gemas.

La consideración de que algunos metales eran más valiosos que otros dio lugar también a la alquimia y el interés en convertir un metal menos valioso en otro que lo era más. Robert Boyle, en su obra El químico escéptico contribuyó a acabar con la alquimia.

En los siglos XVI y XVII empiezan a desarrollarse técnicas propias de la mineralogía y la minería, siendo Georgius Agrícola el autor de uno de los primeros tratados que comienza a aportar visión científica a la Geología y el español Alonso Barba el que contribuye a la metalurgia, además de ser considerado uno de los padres de la minería.

Con anterioridad a esa época, la historia geológica de la tierra se basaba en la Biblia, pero gracias a Nicolas Steno, y la enunciación de los principios de Steno o leyes de la estratigrafía, la edad de la tierra aumenta. Steno es considerado como uno de los fundadores de lo que hoy llamamos Geología como tal, pero no el único. Existen multitud de padres fundadores siendo uno de los más importantes y conocidos Charles Lyell que, con sus Principios de Geología, revolucionó esta ciencia e hizo que muchos empezaran a aproximarse a ella como ciencia para entender nuestro planeta. También influyó en uno de los más grandes científicos de la historia, Charles Darwin que, entre los pocos libros que llevó en su viaje con el Beagle, llevó los Principios de Geología con él.

La Geología además es una ciencia con multitud de ramas como la hidrogeología, estratigrafía, vulcanismo o geología minera. Todas estas ramas han seguido un desarrollo que ha influido, de diferentes maneras, en el avance de la sociedad y en la manera de entender la tierra.

La Geología ha dado grandes avances en el conocimiento científico, uno de los más importantes fue la teoría de Wegener sobre la deriva continental, que ayudó a tener una visión de la evolución de nuestro planeta. Wegener es un claro ejemplo de cómo científicos de otras ramas de la ciencia pueden ayudar a mejorar conocimiento detallado de la Geología.

Más adelante, la unión de la Geología a otras ramas de la ciencia, proporcionó la capacidad de explorar más en detalle la evolución del planeta y a los seres vivos que la habitan como fue el caso de la extinción de los dinosaurios por el impacto de un meteorito o a través de la exploración espacial, una exploración que ha hecho que la Geología Planetaria tenga cada vez más peso en nuestra sociedad para entender cómo se han formado y evolucionado otros cuerpos del sistema solar de cara la posible identificación de vida fuera de la tierra.

Hay, sin embargo, aspectos que hay que tener en cuenta al leer el libro. La Geología es una ciencia, pero también la Física, la Química, la Biología (nótense las mayúsculas). A lo largo del libro sólo la Geología comienza en mayúsculas. Esto puede molestar a lectores provenientes de otras ramas de la ciencia y llevar a error al lector que no conozca la historia. Incluso ciertas personas relevantes para la historia de la ciencia, da la impresión, como en el caso de Luis Walter Álvarez, de ser tratados como unos meros asistentes de los geólogos.

En resumen, un muy buen libro para aprender historia en todos sus sentidos desde la historia de la humanidad y el pensamiento a la historia de la ciencia en general y la Geología en particular.